Escribe para desahogar

Estoy al tope, al límite con todo, no quiero estar aquí. Pensé que esto no volvería a mi.. Siempre vuelve, siempre.

No conté jamás con esto, me siento en una caja de preguntas, me siento pérdida, me siento más ida que nunca. Estas sola.
En todo este año lo he estado, no importa la gravedad de las cosas que sucedieron, no importa si en algun momento fui víctima, nunca soy lo suficientemente capaz nunca lo he sido, nunca puedo hablar, nunca puedo solucionar nada por mi cuenta.
Eres una inutil.

Siempre me trago las palabras que quiero decir, siempre y cada una de las veces, siempre he querido gritar y llorar y sentir que alguien me abraza y me entiende y entiende por todo lo que tuve que pasar, alguien que de verdad me diga que le importo que me quiere que no me miente cuando lo dice.
Alguien que en medio de todo el dolor, no me culpe, que me haga entender, que soy inocente.
Cuando alguien sobrepasa tu confianza, cuando alguien se burla de ti, cuando alguien vive su vida como si no te hubiese hecho nada.
Que estoy haciendo..

Ya no me quiero callar, ya va ser un año, quisiera dormirme y no despertar.
Estoy hostigada.
Dinero, amistad, dolor.
Todo me da vueltas.
Quiero desaparecer, para siempre, para todos.



El día que deje de quererte..

El día que deje de quererte será único. Brillaré entre mucha gente, recuperaré mi sonrisa sin necesidad de fingirla. Miraré sin nostalgia aquellas calles, aquellos lugares, aquella habitación. Absolutamente todo, absolutamente nada.
El día que deje de quererte, renacerá una nueva versión de mi, tal vez menos atractiva, tal vez menos interesante, o tal vez todo lo contrario.  Observaré fotografías y trataré de recordar porque sonreía en aquel entonces.
El día que deje de quererte, espero no sea tarde. Espero que para entonces todo haya pasado. Que seamos desconocidos, y que haya borrado nuestra historia de mi memoria... Porque el día que deje de quererte, simplemente habre perdido mi escencia y el sentido a todo lo que un día me prometí.

Mierda.

Hace unos días me puse a leer con nostalgia los blogs que usualmente solíamos escribir con frecuencia. Me tope con que Gus y Rita habían vuelto a escribir y eso me dio mucho gusto (Tal vez si alguien en este planeta encuentra este post le cueste mucho saber de quienes hablo) pero allá por el 2010 esto de escribir y conocer lindas personas a través de sus letras era genial.

No se si tenga mucho que contar por mi parte, estudié fotografía, me dedico al freelance (a falta de un trabajo estable) y ahora soy un fiel seguidora de cuanta serie salga en netflix. Y hueveo el 50% del día haciendo dibujos, comiendo algo o stalkeando gente.


En fin, entre tanta huevada comencé a cuestionarme un poco sobre lo que hago con mi vida. He pasado de ser una buena amiga, a ser la peor, a quedarme con 3 personas en mi vida que después de un caótico día me hicieron ver con claridad que efectivamente la vida es una mierda, pero toda mierda puede pasar a segundo plano cuando le restas importancia a lo que no se lo merece. En resumen, no voy a rogarle a nadie que permanezca a mi lado solo por el hecho de haber visto de mi un lado que no conocían, o mejor dicho, conocían porque se los dije pero nunca lo vieron pero juraron y re-juraron que nunca en sus vidas pase lo que pase me dejarían y la frase "en las buenas y las malas" se fue a la mierda después que lo vieron. Me cuestioné luego ¿Por qué aprovechar la situación mediática para hacer drama y sentirse el centro del universo cuando el problema fue con alguien más y no contigo? 



Llevé un concepto de amistad distinto desde hace muchos años, vi ir y venir gente que quería mucho y entendí esa frase que repetía mi mamá cada vez que me veía triste "Los amigos no son para siempre", puede ser. Pero esperaba que fueran un poco más que "momentáneo". No voy a sentirme mal por lo que soy, por lo que he sido y por lo que posiblemente sea mañana. Lo mejor de mi es que pasado dos días las cosas me llegan a un lugar que por ser mujer no poseo: Mr. pincho is my friend. 
Así que, tomaré de esta experiencia la mejor lección que pude aprender: Los amigos no son para siempre, pero los que valen la pena no te tratarán como un ex.



Y concluida la cena amiguitos, retornaré al bloggeo (promesa repetida 23948732897423 veces) pero en serio, volveré porque escribir me hace bien y porque espero que me inviten a sus reuniones bloggers de las que me están excluyendo ¬¬.. haha! es broma! Un abrazo enorme a todos! Regreseeeen! :)